miércoles, 9 de enero de 2013


¿Qué hago con esto?
¿Cómo respiro, cómo sonrió después de todo esto?
¿Cómo curo las heridas que no veo? ¿que no toco?
Mentiras… 
Creíste que no podía soportar la verdad, y preferiste mentirme. 
Y yo, descubro la mentira de la forma más simple.
Caminaba por un bulevar, inocente de mi próximo advenimiento. Concentrada en tareas simples; sonreír, hablar, divagar, caminar. Hasta que me viste, me llamaste con  tus ojos para que te viera y cuando te vi, fingiste no verme. 
Y aquí me encuentro, soportando una verdad que jamás te atreviste a decirme

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada